La nueva Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo persigue “facilitar la cotización y reducir sus cargas administrativas”, ya que el colectivo de los autónomos carece de unos ingresos fijos y éstos “son inciertos y variables en el tiempo, como lo es su actividad emprendedora”.

Estas son las principales medidas que incluye:

  • Cuota reducida para nuevas altas: también conocida como “tarifa plana”, consiste en un importe de 50 euros mensuales durante el primer año para quienes cursen el alta por primera vez o reemprendan su actividad por cuenta propia después de dos años. Posteriormente, durante seis meses, obtendrán una reducción del 50%, y del 30% durante los seis meses siguientes. Estas ayudas no se pierden si se contrata a personal por cuenta ajena.
  • Compatibilidad entre trabajo autónomo y jubilación al 100% por tener, al menos, un trabajador asalariado.
  • Reducción en el recargo en caso de abono dentro del mes natural siguiente al vencimiento del plazo, pasando de un 20% a un 10%.
  • Bonificación del 100% durante un año por contrataciones de personal indefinido.
  • Las altas y bajas, hasta tres veces al año, serán consideradas por la fecha efectiva de inicio y fin de la actividad, respectivamente. Y se podrá modificar hasta cuatro veces al año la base de cotización.
  • Posibilidad de deducirse gastos asociados, tanto de un 30% del gasto de suministros (agua, luz, telefonía) para quienes desarrollan su actividad principalmente en el domicilio, como del 50% por el combustible del vehículo utilizado en la actividad laboral, además de deducciones en el gasto por comidas de trabajo y pernoctas fuera de su casa.
  • Cobertura del accidente in itinere: aquéllos que tengan cubiertas las contingencias profesionales, se verán protegidos en caso de sufrir un accidente al ir o volver del lugar de la prestación económica o profesional.
  • Conciliación de la vida familiar y laboral: bonificación del 100% de la cotización por contingencias comunes, hasta un máximo de doce meses, por cuidado de menores o dependientes. Exención del pago de la cuota de autónomos durante el período de baja por maternidad, paternidad, adopción o acogimiento. Cuota de 50 euros durante doce meses para quienes reemprenden su actividad tras maternidad, adopción o guarda.
  • Formación profesional para el empleo: acceso a formación financiada por fondos públicos.

Algunas de estas medidas son efectivas desde hoy, pero las que más se esperan desde las asociaciones de autónomos, como la ampliación de la “tarifa plana”, el pago de la cotización desde el día concreto en que se cursa el alta, la reducción en los recargos o la deducción de los gastos, entrarán en vigor el próximo 1 de enero.

En este escenario, nos encontramos ante una serie de Reformas Urgentes que, en la práctica, ni son reformas ni son urgentes. La tan esperada Ley de Autónomos parece que se puede quedar en un quiero y no puedo, si nos atenemos a lo que nos han venido anticipando los partidos políticos que han apoyado su tramitación en el Congreso, o en un brindis al sol, si acudimos a las pretensiones que han exteriorizado las principales asociaciones representativas de dicho colectivo. Las medidas promulgadas en el texto legal publicado ayer en el BOE están encaminadas a que haya más autónomos, fomentar su empleabilidad, la jubilación activa y flexibilizar trámites y regulación. Pero, en la práctica, no suponen más que pequeños “apaños” y están enfocadas más a ganar contribuyentes que a mejorar las condiciones de los ya existentes.

Estamos lejos del resto de países de nuestro entorno en cuanto a cuestiones como la cuota a pagar, que parece que hay consenso en que debe ser proporcional a los ingresos. Que si un mes no he podido facturar, o al menos no he alcanzado unos mínimos, no tenga que seguir pagando un “pastizal” en forma de recibo de autónomos. Que no tenga que adelantar facturas en las declaraciones trimestrales cuando apenas tengo claro que me las vayan a pagar.

Está muy bien bonificar las nuevas altas, pero hay un colectivo muy amplio que lleva años peleando con la crisis sin la ayuda de nadie. Todo esto ha dejado a los pequeños empresarios y a los profesionales con un regusto amargo, obligándoles a no cejar en su lucha. La falta de peso específico de este colectivo hace que, pese a ser tan numeroso, sus “plegarias” no sean atendidas. Miremos a nuestro entorno y hagamos nuestras las políticas que son efectivas en otros países europeos. Al menos, van surgiendo iniciativas, como la primera Asociación Europea de Autónomos, de reciente creación, que pueden crear puentes encaminados a mejorar las condiciones de este pilar tan importante de nuestra economía.