Cuando nos enfrentamos a un pagaré cualquier equivocación se paga muy caro y puede dejar sin efecto el aval.

Seguro que a más de uno de nuestros empresarios lectores algún cliente les habrá ofrecido en alguna ocasión avalar un pagaré al momento y le habrán surgido dudas sobre cómo hacerlo correctamente. Se trata de un trámite sencillo pero en el que no se puede cometer ninguna equivocación.

¿Dónde va el aval?:

La primera duda que puede surgir es que, a diferencia de las letras de cambio en las que consta reservado un espacio para firmar el aval, en los pagarés no existe ningún lugar prefijado para ello.

En este caso, el aval debe ponerse en el reverso del propio pagaré.

¿Cómo se escribe el aval?:

Para su validez se exige que contenga la expresión “por aval de …” y  que vaya firmado por el avalista. Te aconsejamos que además de la firma se haga constar su nombre, CIF o DNI y domicilio.

También es preciso que se indique la persona o sociedad a la que se avala.

¿Se debe avalar por toda la cantidad?:

No es imprescindible.  Se admite que el aval se constituya por la totalidad del importe del pagaré o solo por una parte, en este caso también deberá indicarse.

¿A qué se obliga exactamente el avalista?:

El avalista responde de igual forma que lo haría el avalado.  Si el avalista tiene que hacer frente al pago, podrá reclamar contra el avalado y  contra el resto de personas que sean responsables del pago del pagaré.

Si continuas utilizando este sitio y/o pulsas el botón Aceptar, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Cerrar