México es actualmente el mercado emergente más atractivo para la inversión, impulsado por los altos rendimientos de sus bonos de deuda y por el crecimiento estimado de su economía. En la actualidad, México continúa siendo la mejor opción de inversión entre los principales mercados emergentes del mundo a pesar de la incertidumbre causada por las decisiones adoptadas por el presidente Donald Trump en Estados Unidos, que inicialmente afectó a sus perspectivas teniendo en cuenta su dependencia de la economía de USA.

De hecho, la inversión extranjera directa creció un 14% en México durante el primer semestre de 2018, ya que entre enero y junio de 2018 México captó 17.841 millones de dólares por este concepto, superando los 15.645 millones de dólares del mismo periodo del año pasado.

Sin duda, en los próximos años, México será un país de referencia en el continente americano y un mercado prioritario para las empresas gallegas y españolas por varias razones:

  • Por su tamaño e importancia en la zona: decimosexta economía del mundo y segunda en lberoamérica.
  • Situación estratégica en el norte del continente americano con una frontera de más de 000 Km con Estados Unidos y una población muy joven (más del 60% de los 112,3 millones de habitantes tiene menos de 35 años).
  • Por su apertura al exterior, ya que México es una economía abierta, con un grado de apertura aproximada del 60%. Es considerado por la Organización Mundial del Comercio como el decimoquinto exportador y décimo cuarto importador del mundo. Su red de tratados comerciales garantiza el acceso preferente de sus productos a las principales economías del mundo (43 países), acercando un mercado de más de 1.000 millones de consumidores, y haciendo de México una plataforma privilegiada tanto para la exportación como para la  importación.
  • México es la puerta de entrada hacia los mercados de América del Norte gracias al TLCAN, y, además, el entramado de Acuerdos de Libre Comercio con varios países de centro y Sudamérica y sus negociaciones con MERCOSUR ofrecen la posibilidad de que México se convierta, a su vez, en trampolín para acceder al resto del continente.
  • Es un destino de inversión atractivo, ya que la inversión extranjera directa, signo de la confianza en la evolución económica del país, ha convertido a México en uno de los destinos más importantes para los inversores de todo el mundo y el más importante de Latinoamérica, junto a
  • Creciente presencia inversora y efecto arrastre tanto de las grandes empresas como de las Pymes españolas, que ha aumentado el peso específico de la inversión en las relaciones económicas bilaterales y han llevado a España a consolidarse como un gran inversor en el país. España es el segundo inversor en México detrás de Estados
  • Y sobre todo, la ventaja comparativa de España, las semejanzas culturales y de idioma, y la buena imagen de los productos españoles. Los competidores de España en México no difieren sustancialmente de los que se encuentran en otros mercados. No obstante, nuestros inversores en México cuentan con una ventaja comparativa muy importante: la marca España es reconocida y cotiza al alza para todo tipo de productos y de