El denominado “proceso monitorio” aunque constituyó una novedad en nuestro Derecho cuando se introdujo en el año 2001, ya existía en otros ordenamientos europeos, en los que se había consolidado, constituyendo en alguno de ellos el proceso tipo -caso de Alemania-, y por tanto tramitándose la gran mayoría de las reclamaciones de cantidad a través del mismo.

Casos en que procede un Proceso monitorio

En cuanto a la concreta regulación del proceso monitorio, parte de aquellos casos en que procede, y así podrán acudir al mismo quienes pretendan el pago de una deuda que reúna los siguientes caracteres:

  • deuda dineraria.
  • deuda vencida.
  • deuda exigible.
  • deuda de cualquier importe.

Además, tal deuda se ha de acreditar de alguna de las formas siguientes:

  • Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte fisico, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello o cualquier otra señal..
  • Mediante cualesquiera otros documentos que, aún unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en las relaciones entre acreedor y deudor -la propia ley menciona como tales facturas, albaranes, certificados, telegramas, telefax o cualesquiera otros que reúnan tales caracteres-.

Podrá también acudirse al proceso monitorio para el pago de las deudas que reúnan los citados requisitos, en los siguientes supuestos:

  • Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que acrediten una relación anterior duradera (por ejemplo, un contrato de suministro).
  • Cuando la deuda se acredite mediante certificado de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidad de propietarios de inmuebles urbanos.

Solicitud de un Proceso monitorio

Este procedimiento comienza con la petición del acreedor, para cuya formalización pueden emplearse impresos o formularios -una de las novedades más llamativas del proceso monitorio-, que se encontrarán a disposición de los interesados en las dependencias judiciales. Además, para la presentación de esta petición inicial no es necesario valerse de Abogado y Procurador.

En esta solicitud se expresarán los extremos siguientes:

  • La identidad del deudor.
  • El domicilio, lugar de residencia o en el que pudieran ser hallados acreedor y deudor.
  • El origen y la cuantía de la deuda, acompañándose el documento o documentos que la acrediten.

Aunque la LEC no alude a ellos, parece evidente que han de constar también en dicha solicitud la identidad del acreedor y su firma.

Requerimiento de un Proceso monitorio

Una vez presentada la referida solicitud por el acreedor, y si los documentos aportados son de los que la Ley considera que constituyen un principio de prueba del derecho del solicitante, el deudor será inmediatamente requerido para que en el plazo de 20 días pague o comparezca ante el órgano judicial y alegue, en su caso, las razones de su oposición al pago.

Llegados a este momento del proceso, el deudor puede adoptar tres posturas:

  • PAGO: Si atiende el requerimiento se le entregará justificante del pago tan pronto como lo acredite y se procederá al archivo de las actuaciones.
  • INCOMPARECENCIA O COMPARECER Y NO CONTESTAR: El Juzgado dictará Auto en el que se despachará ejecución por la cantidad adeudada, conforme a lo dispuesto para la ejecución forzosa de las sentencias judiciales. Esta ejecución, no supone otra cosa que el llevar a cabo por el Juzgado las actuaciones conducentes al cobro de la deuda por parte del acreedor.
  • OPOSICIÓN: Si el deudor presenta escrito en el que se opone al pago, alegando lo que estime oportuno, el asunto se sustanciará por las normas del procedimiento que corresponda según la cuantía de la deuda reclamada -si no excede de 6.000.-€ prosigue por las normas del juicio verbal, y si excede de 6.000.-€ por los trámites del juicio ordinario-.

Objetivo final de un Proceso monitorio

En definitiva, con el proceso monitorio se agilizar la resolución de las reclamaciones de deuda de cantidad dineraria, cuya realidad y cuantía consten convenientemente documentadas.

Todo ello para atender a las exigencias del tráfico jurídico y, concretamente, del tráfico mercantil, que están necesitados de rapidez y certidumbre en la resolución de los conflictos que puedan surgir en el desarrollo de las relaciones comerciales.

Fernando Bolos
Abogado

Si continuas utilizando este sitio y/o pulsas el botón Aceptar, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Cerrar