A la hora de emprender, la forma societaria más común, es la Sociedad Limitada o, en caso de emprender en solitario, darse de alta como autónomo, no obstante, existe otra opción a tener en cuenta, en especial, en los casos en los trabajadores son los propietarios de la empresa, siendo esta la sociedad cooperativa.

A grandes rasgos, podemos definir la Cooperativa como una sociedad constituida por personas que se asocian, en régimen de libre adhesión y baja voluntaria, para realizar actividades empresariales con la finalidad de satisfacer sus necesidades y aspiraciones tanto económicas como sociales, y que cuenta con estructura y funcionamiento democrático.

Con carácter general, la Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas, establece que las cooperativas deberán contar con un mínimo de tres socios, a excepción de las de segundo grado en el que sólo es necesario contar con dos socios.

Sin embargo, las sociedades cooperativas son objeto de regulación autonómica, por lo que en nuestra comunidad se rigen por la Ley 5/1998, de 18 de diciembre, de cooperativas de Galicia, que regula -entre otras cuestiones-,los diferentes tipos de cooperativas, como los son las cooperativas de transportistas, cuyo objeto será la asociación de titulares de empresas de transporte o profesionales que puedan ejercer esta actividad y quieran prestar servicios de transporte o realizar actividades que lo hagan posible.

Una de las cuestiones que dificultaba la creación de cooperativas, era el requisito que exigía un número mínimo de tres socios para su constitución, pero actualmente, este requisito ha sido modificado por la Ley 5/2017, de 19 octubre, de fomento de la implantación de iniciativas empresariales en Galicia, quedando fijado el número mínimo necesario para la creación de una cooperativa en dos personas socias, resultando por tanto posible su constitución en estos casos, y contando por esta razón con las siguientes especialidades:

  • Los acuerdos que requieran la mayoría de socios o de votos, se adoptarán por el voto favorable de los dos únicos socios.
  • Podrán constituir consejo rector con solo dos miembros, sin necesidad de constituir ningún otro órgano, y comparecerán ambos socios en el trámite de audiencia.
  • Las aportaciones de cada socio al capital social no podrán sobrepasar el 50 % del mismo, y si se permanece más de cinco años únicamente con dos socios, habrá de realizarse dotación adicional a la reserva obligatoria del 2,5 % de la cifra de negocio.
  • En caso de liquidación, esta podrá encomendarse a una o dos personas socias.

 

Si continuas utilizando este sitio y/o pulsas el botón Aceptar, aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

Cerrar